Indique el grado de acuerdo que le merecen los distintos apartados del Compromiso por un mundo habitable para tod@s (1a parte)

Muy de acuerdo

De acuerdo

A medias

Poco de acuerdo

Nada de acuerdo

No śe / No contesto

 

     

A. Presentación

La humanidad se enfrenta hoy a una situación inaceptable de pobreza y destrucción, agudizada por la falta de visión y de compromisos con el bien común por parte de quienes dirigen y controlan los gobiernos y las corporaciones del mundo. Debido a esto impera la política sin ética, la riqueza sin equidad, el consumo sin responsabilidad y el conocimiento sin valores, los negocios sin moralidad y la ciencia sin conciencia, la religión sin compasión y los derechos sin corresponsabilidad, la tecnología sin bien vivir y la información sin sabiduría, el poder sin límites y el desarrollo sin sustentabilidad, la justicia sin libertad y la libertad sin justicia.

La crisis que enfrentamos actualmente es de carácter múltiple y complejo, no se limita a los desajustes del sistema financiero, hay una extendida crisis de legitimidad gubernamental, crisis educativa y de valores, crisis energética, ambiental y poblacional.

El Consenso de Washington ha fracasado con la aplicación durante 30 años de sus recetas y de su estructuración financiera neoliberales. No ha conseguido cubrir las necesidades sustentables de la población mundial y nos ha llevado a esta crisis, agravando casi todos los problemas preexistentes, como la pobreza y la desigualdad, produciendo una nueva y acentuada concentración de poder y de dinero. Ha demostrado estar más orientado a garantizar el lucro de las grandes empresas que a distribuir equitativamente los beneficios entre todas las personas.

Esta búsqueda insaciable del lucro por encima de todo, promovida por grandes empresas, por gobiernos e instituciones, está destruyendo la diversidad cultural y ecológica, que son la base de nuestra especie y de la vida de la Tierra; ha violado el patrimonio cultural y la sabiduría indígena, ha expropiado tierras ancestrales y recursos de los débiles y marginados.

La mayoría de los gobiernos incumplen sus promesas de representar y proteger a sus pueblos y satisfacer sus necesidades legítimas; se han convertido en esclavos de las empresas. Han protegido negocios no éticos y han legalizado prácticas económicas desleales e irresponsables, mientras que reprimen y criminalizan a los manifestantes cívicos que exigen justicia y rendición de cuentas. La sumisión de los estados a las “fuerzas del mercado”, no puede ni debe seguir determinando el destino del mundo.

Con la crisis, que ha sido propiciada por este consenso gobernante, se han incrementado aún más los millones de personas que pasan hambre y se está poniendo en peligro el futuro de los habitantes del planeta. Inequidad y desperdicio, agobio sobre los ecosistemas, pérdida de especies, polución y agotamiento de recursos, delincuencia y violencia, son el resultado de formas de gobierno, de producción y de comercio, nocivas para la mayoría de la población.

No obstante las enormes diferencias existentes entre países y estratos sociales, a todos nos afecta de uno u otro modo esta situación y todos somos cómplices de este “genocidio involuntario” por acción o por omisión. Tenemos parte de responsabilidad en esta crisis, pero también tenemos el compromiso ineludible, las fuentes creativas y la posibilidad, con nuestra acción, para convertirla en una oportunidad de profunda trans­formación. Estamos frente al reto histórico de emprender una refundación de la sociedad humana.

Ante la ineficacia del Consenso de Washington para promover el desarrollo, ante el in­cumplimiento de los compromisos asumidos en el Protocolo de Kioto y en diversas cumbres mundiales intergubernamentales, como de la los Objetivos del Milenio, la sociedad civil, las comunidades y el conjunto de habitantes del mundo tienen la opción de asumir un papel protagónico en la transformación del orden vigente o de dejar que la situación siga agravándose.

Más allá de dogmas y recetas, el Consenso de Barcelona (CB) es una respuesta cívica colectiva, que busca contribuir a la generación de acuerdos para impulsar esta transformación. El CB es resultado de un proceso participativo extraído de las propuestas que durante 2010 formularon y valoraron hombres y mujeres de todas las regiones del mundo, de diversas culturas y profesiones. Su compendio final plantea objetivos y propuestas sobre el mundo que queremos, y posibles caminos para construirlo.

Este nuevo Consenso pretende activar la reflexión, la voluntad y la acción fortaleciendo una incipiente comunidad intercultural, transversal, emergente y abierta, formada por personas, grupos, asociaciones, federaciones, etc, que tiene la inquebrantable convicción que ahora es el momento de una gran movilización cívica para lograr esta transformación. Esta comunidad rechaza la fuerza coercitiva de las armas y del dinero, busca el empoderamiento de los pueblos, de las comunidades y de las personas que anteponen el logro de una vida digna para cada persona, en armonía con la Tierra, a cualquier otro objetivo.

El CB se plantea como una base inicial para generar nuevos consensos más amplios: sobre propuestas y acciones, sobre nuevos y renovados modelos de gestión socioeconómica, alimentados con las aportaciones y experiencias de la sociedad civil mundial. Nos proponemos trabajar juntos para crear un futuro inclusivo renovador y de afirmación de la vida. No tenemos otra opción. Ahora es el momento de actuar más en común.

Por esto tomamos el compromiso de avanzar hacia objetivos compartidos

Comments (4)

B. Compromiso para impulsar transiciones

La razón convincente que nos mueve a plantear un consenso intercultural en torno a la transformación de los sistemas sociales vigentes, es la búsqueda del bienestar y del desarrollo integral de los seres humanos, tanto a nivel individual y familiar, como comunitario y social, en todas las regiones del mundo y con pleno respeto a las culturas, a los ecosistemas y al resto de los seres con los que cohabitamos la Tierra.

El objetivo prioritario, el único, que debe guiar todas las decisiones, es conseguir que el 100% de la población mundial disponga de los recursos adecuados para la cobertura sustentable de sus necesidades, empezando por las más básicas, y tomando en cuenta que habitamos un mundo vivo y finito.

No podemos vivir tranquilos ni sentirnos satisfechos mientras no podamos decir que todas las personas disponen de los medios materiales y culturales para vivir decentemente y dignamente, para nutrirse bien, para educarse, para prevenir y curar las enfermedades, para sentirse respetadas, para obtener y generar información relevante, para garantizar la vida y el medio natural para las generaciones futuras, y para tomar parte como iguales en las decisiones colectivas, etc.

Si acordamos que éste es el objetivo movilizador, necesitamos planear y acordar las transiciones para promover todos aquellos valores, prácticas, leyes e instituciones que lo favorezcan. Es inaplazable remediar el sufrimiento evitable de las personas y la des­trucción de las condiciones para la vida en el planeta; las medidas deben comenzar por beneficiar a los más pobres y a los excluidos de todos los pueblos. Los recursos públicos deben servir para salvar a las personas y a la naturaleza y no para salvar a los bancos y a las empresas que han propiciado la crisis y que se han beneficiado de ella.

Para deshacer impedimentos y facilitar recursos sustentables hay que derogar las leyes y concesiones que privilegian a los muy ricos, a las grandes empresas, a las grandes explotaciones y monocultivos; hay que detener la expropiación de las tierras a las comunidades indígenas y campesinas; hay que hacer reformas agrarias profundas garantizando la soberanía alimentaria de los pueblos; hay que acabar con las patentes sobre las semillas y con las prácticas que arrasan los mares, etc.

Ya existen las condiciones materiales, los soportes tecnológicos y de comunicación que posibilitan la reorganización de la sociedad en todos sus niveles. Ya existen miles de personas y colectivos que con sus acciones y experiencias son embrión de otra sociedad. Los actos y esfuerzos de cada uno pueden lograr grandes cambios, pero sólo cuando se articulan con otros esfuerzos, pueden potenciar una gran transición, que redunde en el mejoramiento paulatino y visible de las condiciones de vida, de las formas de convivencia y de los lazos de integración social, dándole un nuevo sentido comunitario al devenir individual.

El Compromiso por un mundo habitable para tod@s nos invita a la concertación de un nuevo contrato social entre sociedad civil, gobiernos y empresas. Un nuevo contrato para concertar la transición: con acuerdos vinculantes, dotados de los recursos necesarios y con agendas de acción bien definidas, que sirvan para incentivar relaciones locales, nacionales e internacionales más justas, estables y favorables para la población mundial y para el planeta mismo. Por esto:

NOS COMPROMETEMOS A EMPRENDER O PARTICIPAR EN

UN PLAN DE TRANSICIÓN POR UN MUNDO HABITABLE PARA TOD@S,

EN EL PRÓXIMO DECENIO.

Hacemos un llamado a cada persona y a cada comunidad de cada país, a asumir libre y conscientemente este compromiso de poner en marcha o participar en un Plan de Transición en su ámbito (barrio, pueblo, organización, sector), indicando los objetivos, los medios y los plazos de realización.

Cada persona o agrupación expresa, con su Plan de transición por un mundo habitable para tod@s, el grado de implicación al que se compromete, a través de una plataforma de objetivos compartidos (ver anexo) y de unas actuaciones para llevarlos a cabo.

Comments (5)

C. Actuaciones

C1. Revisar la sustentabilidad de nuestras necesidades y acciones personales y colectivas, valorando si las decisiones que tomamos sólo buscan nuestros propios intereses y tienen una perspectiva de corto plazo, o si buscan también:

- que produzcan beneficios comunes.

- que favorezcan especialmente a las personas más empobrecidas de nuestras comunidades y de la Tierra.

- que respeten los seres vivos y las condiciones de vida en la Tierra.

- que sean universalizables a todos los habitantes actuales de la Tierra y

- que eviten perjudicar a las generaciones futuras.

Comments (4)

C2. Concretar transiciones hacia un mundo habitable para tod@s y encontrar formas de no cooperar, en la medida de lo posible, con todo lo que las dificulten:

 

  • Apoyar el rediseño integrado y la regeneración de todos los procesos (vitales, productivos, urbanísticos, constructivos, tecnológicos, etc.) para que sean sustentables, equitativos, equilibradores y para que no interfieran en la capacidad inherente de la naturaleza para sostener la vida.

 

Por lo tanto, queremos dejar de cooperar -no contribuir, no comprar, no invertir, no investigar, etc- con los gobiernos, bancos, empresas y universidades que promueven el crecimiento ilimitado y el lucro como un objetivo en sí mismo.

  • Apostar por una economía regenerativa, rentable socialmente, en la que el dinero sea un medio para la producción y distribución de bienes y servicios que busquen la cobertura sustentable de las necesidades reales de toda la población, y no sólo de una parte privilegiada; por una democratización de la economía desde las empresas a las decisiones macroeconómicas, y sobre la distribución del trabajo y de la riqueza.

Por lo tanto, queremos dejar de cooperar -no comprar, no trabajar, no invertir, etc- con las empresas y los gobiernos que consideran el dinero como un instrumento al servicio de sus accionistas o de sus ambiciones, que no democratizan las organizaciones ni la toma de decisiones sobre asuntos colectivos.

  • Actuar políticamente, como ciudadanía activa que participa en todos los ámbi­tos para construir comunidades habitables, participativas, equitativas, sustentables y pacíficas.

Por lo tanto, queremos dejar de cooperar -no votar, no participar, no obedecer, etc.- con las fuerzas políticas y los gobiernos que no apoyan esta urgente transición y que continúan creando desigualdades y actividades no sustentables y bélicas.

  • Afirmar el derecho a la información veraz y a la comunicación de las personas, y por ello apoyar o crear medios de comunicación libres y accesibles que difundan información contrastada, independiente y relevante para la población, y los sistemas que permitan compartir el conocimiento que necesitamos para afrontar los urgentes cambios.

Por lo tanto, queremos dejar de cooperar -dejar de comprar, de ver o de oír, etc.-, con los medios de comunicación empleados para manipular y adormecer la población.

  • Como ciudadanía activa no sólo reivindicamos los derechos humanos y las libertades civiles frente al estado y frente a las empresas, sino que exigimos su transparencia y ejercemos control sobre ambos. Asumimos nuestras respon­sabilidades, fortalecemos la organización para ejercer y hacer cumplir los de­rechos y creamos o reforzamos las propias organizaciones y redes políticas y económicas para hacer avanzar un buen gobierno y una buena economía, sustentables, equitativos y pacíficos.

Por lo tanto, queremos dejar de cooperar – no votar, no hacer el juego, no comprar, etc.- con los gobiernos, las instituciones intergubernamentales o las empresas que violan nuestros derechos y libertades, y nos niegan la distribución equitativa de los recursos, de los beneficios y del poder.

Comments (5)

C3. Participar en diversos frentes del cambio, actuando en procesos de transformación complementarios y sinérgicos:

  • Por el cambio de conciencia individual, revisando y modificando nuestros comportamientos individuales y colectivos insustentables y facilitando la transición hacia hábitos y estilo de vida coherentes, fuentes de felicidad y equilibrio.

  • Por el cambio de conciencia colectivo, construyendo espacios y comunidades con estos nuevos valores y prácticas sustentables, que permitan la práctica social de unos hábitos y un estilo de vida coherente.

  • Por el cambio de conciencia político-institucional, ejerciendo nuestra acción ciudadana persistente para modificar las instituciones, las leyes y su aplicación en esta situación de emergencia planetaria.

Los Estados y las instituciones internacionales deben recuperar la autoridad, la legitimidad, la confianza pública, los recursos creativos y materiales, el compromiso y las competencias para alcanzar estos objetivos comunes, pero con la ciudadanía activa y las comunidades como protagonistas de las transiciones.

Comments (2)

C4. Implementar de forma generalizada en todas las relaciones sociales e instituciones po­líticas, sociales y culturales la nueva visión y práctica de la igualdad y equidad de género. La equidad de género y la inclusión social son la condición sine qua non y el fundamento de todas las relaciones, instituciones, leyes, decisiones y prácticas.

Comments (2)

C5. Revalorizar la acción colectiva como fuente de riqueza y de solidaridad que generan prosperidad; reiterar los valores de la iniciativa personal, de la inteligencia y de la creatividad como fuentes de evolución humana.

Comments (2)

C6. Elaborar y participar en la definición de estrategias concretas, que cada perso­na y cada comunidad puedan poner en marcha, para avanzar en los objetivos compartidos que considere más asumibles o prioritarios:

  • Convocar procesos constituyentes locales, sectoriales y globales para apoyar y entrelazar las transiciones hacia alternativas emergentes, para repensar la realidad y generar nuevas reglas de juego.

  • Participar en consultas sociales que propongan y apoyen acciones comunes transformadoras y participar en las propuestas más compartidas.

  • Participar en la elaboración, valoración o articulación de modelos socioeconómicos globales alternativos.

  • Proponer y ejecutar otras estrategias que consigan incidir en la consecución de un mundo habitable para tod@s.

Comments (2)

7. Difundir este Compromiso por un mundo habitable para tod@s, con objeto de que sea asumido por más personas y organizaciones; y a impulsar un diálogo, en nuestras comunidades u organizaciones, sobre la idoneidad y viabilidad de las propuestas para avanzar en los objetivos compartidos.

Comments (2)


General comments
it is believed that there is still some room to reduce the number of articles in this section so that readers are easier to find the core interest and commitments in this BC declaration.
Written by J.Ng at 22 / 02 / 2011
I added this between c5 and c6: Provide for the elimination of all forms of slavery and coerced labor, such that no individual shall be compelled to work in conditions that reduce their dignity, freedom of action, or other human rights.
Written by A.Bates at 31 / 03 / 2011


This forum has been assessed 124 times [Participate] [View the results for this forum]


This forum is reserved for Barcelona Consensus participants only. It can only be accessed using the username and password sent via email by our organization.